noviembre 20, 2007

La “ajenidad” en las relaciones o contratos de trabajo/ Gerardo Mille Mille

Etiquetas de Technorati:

martes, 20 de noviembre de 2007

- Referencia a la sentencia Nº 0717 de la Sala de Casación Social del TSJ, de fecha 10-4-2007, con ponencia de la Magistrado Carmen E. Porras de Roa.

En muchos juicios que se ventilan ante los tribunales del Trabajo el elemento subordinación -esto es, la situación de estar obligado a acatar y cumplir órdenes o instrucciones en relación a la actividad a desarrollar- o, si se prefiere, la llamada dependencia jurídica, que consiste en el mismo, no ha sido suficiente para aclarar el punto; pues en muchas relaciones regidas por la legislación civil o mercantil,  también está presente esta subordinación consistente en recibir instrucciones sobre cómo se quiere lo solicitado o cómo debe cumplir su cometido la parte contratada.

El denominado principio del contrato realidad, también conocido como “Prevalencia de la realidad sobre las formas o apariencias” ha sido útil en esta tarea, como también lo ha sido el denominado “test de laboralidad”; pero sin la menor duda, uno de los componentes determinantes en cuanto a saber si el asunto debe decidirse con la legislación laboral, lo constituye la llamada “ajenidad”, mencionada en el Art. 39 de la Ley Orgánica del Trabajo al definirse la figura del trabajador dependiente.

Qué debe entenderse por ajenidad en el contexto de la relación laboral. Al respecto, resulta orientadora la sentencia del epígrafe en la cual, entre otros puntos, se lee: “(...) la Sala observa que la dependencia y/o subordinación está presente en todos los contratos prestacionales -civiles, laborales y mercantiles- con la finalidad de garantizar el cumplimiento del objeto o negocio jurídico pactado; de tal modo que la dependencia no debe considerarse el punto exclusivo para calificar una relación como de naturaleza laboral, por lo que a la luz de las nuevas tendencias jurisprudenciales proteccionistas del hecho social trabajo surge la ajenidad como fuente disipadora de las dudas que presenta la dependencia como eje central de la relación laboral”.

Así las cosas, existe ajenidad cuando quien presta el servicio personal-trabajador se hace parte del sistema de producción añadiendo valor al producto que resulta de ese sistema, el cual pertenece a otra persona -patrono-, dueña de los factores de producción quien asume los riesgos del proceso productivo y de la colocación del producto -ajenidad-, obligándose a retribuir la prestación recibida -remuneración-, por tanto, ese ajeno organiza y dirige el mecanismo para la obtención de tales frutos, y es justo allí cuando la dependencia o subordinación se integra al concepto de ajenidad, coligiendo así que el trabajo dependiente deriva del hecho de prestar un servicio por cuenta de otro... Omissis...

...La Sala afirma, que uno de los puntos centrales del Derecho Laboral ha sido la delimitación de los elementos que conforman la relación de trabajo, con miras a diferenciar aquellas prestaciones de servicio efectuadas en el marco de la laboralidad, de otras que se ejecutan fuera de sus fronteras. Tal preocupación se corresponde con la problemática de las llamadas “zonas grises” del Derecho del Trabajo.

Observa la Sala, que en los últimos tiempos ha incrementado la práctica de algunas empresas en simular la existencia de la relación laboral como una relación mercantil, civil o societaria y así evadir el carácter proteccionista de la Legislación del Trabajo, principalmente cuando el oficio del prestador del servicio se enmarca dentro de las llamadas profesiones de “libre ejercicio”, abogados, periodistas, ingenieros, médicos -entre otros-; no obstante, tal calificación aceptada en el campo práctico no escapa del ámbito de aplicación subjetiva del derecho laboral, por cuanto puede discurrir simultáneamente en el marco de media jornada ordinaria el ejercicio de algunas de éstas profesiones “libres” bajo subordinación y dependencia para un patrono y la jornada restante prestar por su cuenta y riesgo sus servicios y como quiera que en el derecho laboral no hay casuística puesto que cada relación comporta sus particularidades debe revisarse concienzudamente si en tal prestación de servicio conjugan los elementos existenciales de la relación laboral, o si por el contrario se desarrolló la prestación de un servicio no personal.

No hay comentarios.: